La importancia del reciclaje

1 octubre, 2019 0 Comentarios

En un mundo cada vez más desarrollado donde la cantidad de basura que se genera cada día es increíblemente elevado provoca que el reciclaje sea un aspecto imprescindible para mantener la ecología de nuestro planeta. Si no se llevara a cabo un correcto proceso de reciclaje de todos los residuos generados, esto pondría en grave peligro la salud de la Tierra y, por ende, la nuestra.

De esta manera, debemos tener en cuenta que la importancia del proceso de reciclaje empieza desde que tiramos a la basura el envase del yogur que nos acabamos de tomar: Si tiramos el envase al contenedor de los residuos orgánicos, estamos haciendo que el proceso de reciclado sea más complicado, al contrario que pasaría si lo tiramos al contenedor de los residuos plásticos. Esto es porque una vez que los camiones de basura han recogido todos los contenedores y llegan a un centro de transferencia, el contenido de los mismos es sometido a varios procesos de separación, como son pasar por una serie de cintas o imanes. En estos procesos de separación se separan todos aquellos materiales que interesan, como la selección de plásticos, por tanto, todo lo que no sea plástico pasará a lo que se le conoce como “resto”, los cuales terminarán siendo quemados o en un vertedero. De esto, se desprende pues, que cuanto mejor separemos la basura en casa, menor será el “resto” que acabe siendo depositado en una gran montaña de un vertedero o quemado.

Una vez los residuos hayan sido extraídos y clasificados, estos podrán pasar a ser transformados en una nueva materia prima, y por tanto, podrán incorporarse una vez más a un nuevo circuito de producción. Así, al reutilizar las materias primas, se reduce significativamente el impacto ambiental que puede generar el volver, por ejemplo, a talar grandes extensiones de árboles para fabricar nuevos productos.

Además, hay ciertos residuos que precisan ser especialmente controlados debido a que pueden desencadenar importantes focos de enfermedades; estos son los llamados residuos peligrosos, los cuales deben ser depositados en contenedores especialmente indicados para ellos. Ejemplos de residuos peligrosos son pilas, baterías, pinturas, disolventes, etc.

Y, como no podía ser de otra manera, todo este proceso necesita de personal encargado, por lo que reciclando también colaboramos con la generación de empleo; en este caso, denominado “empleo verde”.

En la mano de cada uno está el conseguir hacer de nuestro mundo, un mundo más sostenible, depositando correctamente cada residuo en el contenedor que le corresponda y estar al tanto de dónde y en qué horario se encuentran los puntos limpios o los puntos de recogida en los que dejar residuos que no tienen cabida en un contenedor de vidrio, plástico u orgánico, que son los que se suelen encontrar en la vía pública al alcance de todos.

Para terminar, recordar que antes de reciclar, está el reducir la cantidad de residuo generado o reacondicionarlo para darle un nuevo uso, ya que así se reducirán los recursos que consume todo este proceso del reciclado.

Dejar un Comentario

Your email address will not be published.